Páginas vistas en total

viernes, 4 de septiembre de 2009

Cantos de La Llorona - 16 Set. Centro Cultural de España




Cantos de La Llorona
Obra electroacústica de Otto Castro Solano
Para Tiorba, Flautas dulces, Viola da gamba, Clavicémbalo y Electrónica.

Interpretación del Grupo de Música Ganassi y Electrónica.

Fecha: Miércoles 16 de Setiembre, 7pm - 2009
Lugar: Centro Cultural de España

Concierto y foro de discusión acerca de la obra:

Obra electroacústica basada en las coplas de La Llorona.
Una reflexión sobre los arquetipos latinoamericanos de la muerte y lo femenino junto a la tradición e identidad.

Artistas participantes: Fotografía: Adela Marín. Modelo: Raquel Tutillo. Diseño: Mario Acosta. Interpretación musical: Grupo Ganassi. Músicos: Kattia Calderón y Samaria Montenegro (Flautas dulces), Tania Vicente (Tiorba), Eduardo Madrigal (Viola da gamba), María Clara Vargas Cullel (Clavicémbalo) .Voz: Maria Bonilla. Electrónica: Otto Castro Solano.

Foro: Alberto Zúñiga (Moderador) y artistas participantes.


Sinopsis:

Dicen que una mujer vaga llorando por los ríos, cargando una honda pena. El espíritu de la Llorona, nos visitará. Anda merodeando por los alrededores…

La Llorona es una figura mítica importante dentro del imaginario latinoamericano, que se vincula a la identidad mestiza entre lo español y lo indígena. Es una construcción simbólica, conocida en leyendas en diferentes países como: México, Chile, Colombia y Centroamérica; con diferentes denominaciones. Siendo esta, una imagen que se construye en la ambivalencia entre la vida y la muerte. Pudiendo tener esta, importante significancia para muchas mujeres en la actualidad. Mujeres que lloran por su situación, por su pueblo o por sus hijos. Ha tenido representaciones cercanas y hermanas; desde la Diosa azteca Cihuacóatl, la misma Malinche y la Virgen Dolorosa, entre otras.

En Costa Rica conocemos este nombre de dos fuentes: desde la leyenda de la mujer que llora una pena profunda por su hijo perdido, también con la pieza musical de origen popular; creada a partir de coplas de construcción colectiva y anónima. La canción parte de una historia de amor y dolor que se cree tiene sus orígenes en tiempos precolombinos. Se arraiga en el son tehuano, de fuerte raigambre híbrida: española e indígena zapoteca de la región Tehuantepec. Este ritmo, en compás ternario tiene parecido con el vals, cuya instrumentación tradicional utiliza el requinto, la guitarra, el bajo quinto y la marimba. En donde sus coplas están en castellano y lengua náhuatl.

Esta figura y esta pieza musical, han servido de inspiración y punto de partida para la creación del compositor Otto Castro Solano; quien ha desarrollo una nueva obra. Esta, de componente acústico, con mezclas de electrónica. En donde involucra una mixtura muy interesante e innovadora para el ámbito nacional. Utilizando una instrumentación con flautas dulces, tiorba, clavicémbalo, junto a la interpretación de sonido digital; a partir de la programación de algoritmos para generar sonido y de transformaciones sonoras de la locución de la artista dramática María Bonilla.

Esto también es posible, gracias al apoyo de la Agrupación de Música Antigua Ganassi, quienes interpretarán esta obra en un concierto en el Centro Cultural de España.

Además, es importante mencionar que el Centro Cultural de España; ha respaldado el proyecto bajo su gestión como su principal patrocinador. El evento será realizado a partir de un sistema a ocho canales u 8.1, lo que implica que el sonido será espacializado en el área de concierto por medio de 8 parlantes, aportando una ilusión sonora o psico-acústica.

Esta técnica proveniente de la música Electroacústica y de los lenguajes contemporáneos musicales, se aúna a instrumentos como la tiorba y al clavicémbalo que datan del barroco.
Este proyecto también ha contado con la colaboración de ACAM, (Asociación de Compositores y Autores Musicales de Costa Rica).

Esta propuesta artística, no solamente ha sido desarrollada por un grupo de profesionales en la música. También son parte del equipo de trabajo dos artistas visuales: Adela Marín y Mario Acosta; quienes han trabajado en las labores de fotografía, video y diseño. Sobre todo partiendo de la figura mítica de La Llorona.

Todo este proyecto será concretado en un material discográfico, que se editará posterior al concierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario